www.ejercitodelaire.mde.es Saltar navegación Ir a mapa del sitio Accesibilidad

Detalle aeronave

Airbus A400M (T.23)

Tipo : Avión

Designación del fabricante : A400M.

Designación del Ejército del Aire: T.23.

Misión : Transporte.

Primer vuelo : diciembre de 2009

Entrada en servicio en España: 2016

País de origen : Consorcio europeo

Fabricante: Airbus Defence.

Dimensiones :

  • Longitud: 45,1 metros.
  • Envergadura: 42,4 metros.
  • Altura: 14,7 metros.

Peso:

  • Vacío : 70 000 kilogramos.
  • Máximo al despegue: 141 000 kilogramos.

Velocidad:

  • Máxima : 825 kilómetros por hora.
  • Crucero : 780 kilómetros por hora (485 miles per hour) Mach 0,68-0,72.

Autonomía :

  • Distancia : 6 390 kilómetros (3 450 nmi; 3 971 mi) con carga de 20 toneladas.
  • Tiempo: Alcance en ferry: 8 700 kilómetro (5 406 miles) y a plena carga: 3 298 kilómetros (2 049 miles)

Motores: Planta motriz: 4× turbohélice EuroProp International TP400-D6.

Techo máximo: 11 278 a 12 192 metros (40 000 feets) en operaciones especiales.

Reabastecimiento en vuelo :

Armamento : No

El proyecto para un nuevo avión de transporte militar tiene su origen en el grupo de trabajo creado por las naciones para el desarrollo del Futuro Transporte Aéreo Militar Internacional (FIMA- Future International Military Airlifter). En el año 1982 Aérospatiale, British Aerospace (BAe), Lockheed, y Messerschmitt-Bölkow-Blohm (MBB) comenzaron a desarrollar los planes para sustituir a los veteranos C-130 Hércules y Transall C-160. La alta diversidad de las especificaciones requeridas, así como los vaivenes de la política internacional, provocaron la lenta evolución del proyecto. De este modo, Lockheed se desentendió del desarrollo del nuevo avión en 1989, y comenzó la evolución de la segunda generación del Hércules, el C130J.

A pesar de ello, el resto de compañías, a las que se añadió Alenia, y la de entonces CASA, continuaron trabajando en la búsqueda de un avión militar de transporte futuro, pasando el proyecto a conocerse bajo el nombre de “Euroflag”- Las naciones acordaron finalmente unos requisitos comunes que permitiesen el desarrollo de dicho avión, y que finalmente sería el A400M.

Los socios originales plantearon un pedido de 212 aeronaves, aunque con la salida de Italia y la reestructuración de los pedidos, la cifra bajó a 180. Por su parte Sudáfrica tuvo un paso efímero por el proyecto entre 2005 y 2008, año en el que lo abandona al alegar un sobrecoste de más de 3500 millones sobre lo previsto inicialmente.

El contratista principal del A400M fue Airbus Military, grupo empresarial formado por ADS (Airbus Defence and Space) en España, FLABEL en Bélgica y TAI en Turquía, y repartió las actividades del programa entre dichos socios. Entre las responsabilidades de ADS se encontraba el montaje del avión en la planta de San Pablo (Sevilla) y la realización de las pruebas previas a la entrega de todas las aeronaves fabricadas. En dichas instalaciones se instaló también el Centro de Entregas para los A400M y el Centro Industrial de Entrenamiento, dedicado a pilotos, supervisores de carga y mecánicos de mantenimiento de la futura plataforma.

Los motores, equipos y los elementos de ILS fueron subcontratados por AMSL en un proceso competitivo. La fabricación de los motores se asignó al consorcio europeo EPI, en el que participa la empresa española ITP. Asimismo apuntar que también participan otras empresas españolas de forma destacada como Indra, Tecnobit y CESA.

El programa A400M fue firmado finalmente por parte de las siete naciones, y tras varias modificaciones ocasionados por los retrasos de desarrollo y posterior compromisos de entrega, el número total de aviones a adquirir por cada una de ellas fueron: Alemania 53, Francia 50, España 27, Reino Unido 22, Turquía 10 y Bélgica 8 (7+1 de Luxemburgo). La gestión del Programa y agente de las naciones ante la Industria fue encargada a OCCAR (Organisation Conjointe de Cooperation en Matiere d'Armement).

Además, la producción de aviones se ha visto incrementada como consecuencia de la exportación a terceros países, como es el caso de Malasia, que adquirió cuatro unidades, así como recientemente Kazajistán con dos (2) aviones. Asimismo, actualmente Indonesia continúa en negociaciones para formalizar un contrato con la Industria por cinco (5) aeronaves.

El A400M empezó construirse en la planta que EADS de Sevilla (accionista principal de Airbus Military) en octubre de 2006. El 26 de junio de 2008 se celebró la presentación mundial del primer A400M construido. La ceremonia, conocida en el mundo aeronáutico como roll-out, estuvo presidida por el Rey Juan Carlos I. De este modo, el primer vuelo de A400M se produjo el 11 de diciembre de 2009.

El 17 de noviembre de 2016 Airbus hizo entrega del primer A400M al Ejército del Aire, y el 1 de diciembre de 2016 éste se incorporó al Ala 31 en la Base Aérea de Zaragoza, donde ha ido sustituyendo paulatinamente al C-130 Hércules hasta su baja a finales de 2020.

Actualmente ADS ha entregado ya a las naciones más de 100 unidades de A400M, habiéndose superado las 100.000HV, de las cuales más de 5000 corresponden a la flota española.

El Ejército del Aire cuenta con once T.23 (A-400M) cuyo número aumentará hasta un total de 14 aviones en 2023. Además se dispone de un simulador de vuelo Full Flight Simulator Clase D, que permite la instrucción de los pilotos en condiciones muy semejantes al vuelo real. En un futuro muy próximo se comenzarán a realizar algunos refrescos a personal de mantenimiento y supervisores de carga técnicos en actividades asociadas a su plan de adiestramiento como; puestas en marcha, repaso de sistemas, etc.


Capacidades

El A400M ha incrementado notablemente la capacidad de carga y el radio de alcance del Ejército del Aire, lo que ha supuesto un salto tanto cualitativo como cuantitativo al reforzar sus capacidades expedicionarias. Así, la capacidad de carga se ha duplicado respecto al C-130, mientras que las distintas configuraciones que puede adoptar la aeronave le permiten operar en diferentes escenarios y supuestos.

Además, el nuevo avión de transporte del Ejército del Aire cuenta con cabina de cristal o “glass cockpit”, pantallas multifunción y sistema fly-by-wire, lo que le sitúa en la vanguardia tecnológica de la aviación.

A pesar de la entrega del avión a las naciones, Airbus continúa realizando actualizaciones al S/W y H/W de las aeronaves para optimizar sus capacidades. La complejidad de un avión de transporte por la multiplicidad de misiones y diferentes capacidades, comparado con un avión comercial como el A380, implica continuas modificaciones y mejoras por parte de la Industria para alcanzar las exigencias de las naciones especificadas en contrato. El A400M es, y será, un excelente avión de Transporte Aéreo Táctico y Estratégico, pero como todas las nuevas flotas necesitan tiempo para ir corrigiendo las discrepancias observadas para su operación como aeronave militar dentro de los exigentes escenarios actuales y futuros de las diferentes Zonas de Operaciones.

Tras la recepción del primer avión por parte de España, el EA, operador de este sistema de armas, desarrolló un Directiva (15/17) para la “Consecución de las Capacidades del Sistema de Armas T.23 (A400M)” con el propósito regular el proceso a seguir por el Ejército del Aire para alcanzar de forma progresiva las capacidades operativas requeridas del sistema de armas T.23 (A400M), una vez producida su incorporación al servicio y condicionado a la previa certificación de las mismas por el programa.

En esta Directiva se incorporan una serie de 'módulos' priorizados con el objeto de ir progresivamente validando las muchas capacidades del avión, así como el entrenamiento alcanzado por la Unidad (Ala 31), y adaptación del EA a la progresiva entrada en Servicio de este avión.

Hasta el momento se ha avanzado mucho, y ya nuestros A400M están realizando todo tipo de misiones logísticas en apoyo a las necesidades del MINISDEF, realizando vuelos de sostenimiento a todas las Zonas de Operaciones principales donde España participa. Además, están ya ofrecidos a OTAN e incluidos en la Fuerza para las NRF22 y eNRF 23 en su capacidad de avión cisterna. La capacidad de transporte de carga y personal es muy superior a la de los C130 o A310 españoles, por lo que la entrada en servicio del A400M ha supuesto un paso de gigante para mejorar este tipo de misiones de aerotransporte en las Fuerzas Armadas españolas.

Asimismo, se ha validado la capacidad de Reabastecimiento en Vuelo (AAR) con el EF-2000 y EF-18, por lo que “rutinariamente” se realizan también este tipo de misiones. Se está pendiente en el primer trimestre de 2022 de otra campaña de validación con el AV8+ de la Armada, así como, aprovechando la instalación de los depósitos de centrales de bodega (Cargo Hold Tank, CHT) y unidad de reabastecimiento central de fuselaje (Hose Drum Unit, HDU), la realización de las pruebas de validación con el C295 (T.21).

En cuanto a misiones de MEDEVAC se pueden desarrollar sin limitaciones al haberse también validado las configuraciones de los equipos de aeroevacuación médica del Ministerio de Defensa.

Respecto a a lanzamientos de cargas, se han validado múltiples tipos de diferentes cargas y pesos (CDS, PDS, TBs), destacando por la precisión de los lanzamientos y la gran cantidad de volumen y peso que es posible lanzar con esta aeronave. Asimismo, se está pendiente completar la validación del paracaídas nacional TP2Z para permitir los lanzamientos en automático desde el T.23.

Por último, apuntar que la Unidad ya está completando el entrenamiento en otras capacidades como el vuelo con NVG, aproximaciones autónomas o el vuelo a muy baja cota instrumental (LLF3D).


Características generales

El A400M es un avión militar basado en la experiencia ganada por Airbus como fabricante de aviones civiles, pero adaptándose a los requisitos militares.

Diseñado desde el principio para ser un avión con doble función de transporte y cisterna, el A400M proporcionará a las fuerzas aéreas con una capacidad de reabastecimiento aire-aire, además de una capacidad logística y de transporte táctico. Este avión de transporte está propulsado por cuatro motores turbo hélice, con un peso máximo al despegue, MTOW, de 141 Tm, capaz de transportar una carga de pago máxima de 32 Tm a 1.780 NM a una velocidad de 0.68 Mach. El alcance del avión sin carga es de 4700 MN. Significar que es capaz de realizar un vuelo ferry, sin carga, directo Zaragoza-Las Vegas, lo que demuestra sus grandes prestaciones.

Con una carga útil máxima de hasta 37 toneladas (81 600 lb) y un volumen de 340 m3 (12.000 ft 3), el A400M puede transportar numerosas cargas no estándar, incluyendo vehículos y helicópteros que son demasiado grandes o demasiado pesados para la generación anterior de los aviones tácticos de transporte, por ejemplo, un NH90 o un helicóptero Chinook CH-47, o un vehículo de combate de infantería pesada. También puede llevar vehículos civiles pesados como camiones, excavadoras o grúas móviles, necesarios para prestar ayuda en caso de desastres. El avión admite diferentes configuraciones de carga tales como el transporte y lanzamiento de 116 paracaidistas (con su equipo completo), el transporte de todo tipo de material como cargas sobre pallets en diversas configuraciones, como 9 pallets de 88" x l08", o una combinación de personal+ carga. Además, se puede configurar para realizar una evacuación médica de personal.

Como tanquero (cisterna), el avión A400M estándar tiene la mayor parte de las disposiciones (equipos y software) para operaciones de repostaje aire-aire ya instaladas de serie, con una capacidad básica de combustible de 63.500 litros (50.800 kg), que puede ser incluso aumentado aún más con tanques adicionales en la bodega de carga (Cargo Hold Tanks) y una tercera manguera en el fuselaje (Hose Drum Unit).