www.ejercitodelaire.mde.es Saltar navegación Ir a mapa del sitio Accesibilidad

Detalle unidad

Ala 11

Dependencia Operativa : Mando Aéreo de Combate (MACOM)

Dependencia Orgánica : Mando Aéreo General (MAGEN)

Lema: Vista, Suerte y al Toro

Aeronaves :

Comunidad Autónoma : Andalucía

Provincia : Sevilla

Localidad: Morón de la Frontera

Dirección : Carretera de Morón-Sevilla, kilómetro 14

Código Postal : 41530

Teléfono: 954842200

Email : oficomala11_ea@mde.es

Más información : Se encuentra ubicada en la Base Aérea de Morón

Fecha de creación : 1940

En 1940 comenzaron las obras en el Aeródromo Militar Vázquez Sagastizábal, nombre original de la actual base aérea de Morón, constituyéndose al año siguiente la Escuela de Caza con material Fiat CR-32 Chirri.

Esta Escuela funcionaría hasta 1956 cuando se crea el Ala de Bombardeo Ligero núm. 7, con los aviones Heinkel 111. Tres años más tarde sería sustituida por el Ala de Caza número 5 dotada con aviones F-86 Sabre.

Mientras tanto, en 1953, se firman los acuerdos de cooperación entre los gobiernos español y estadounidense, por los que se establecían diversas bases e instalaciones militares americanas en España. Morón, junto a Zaragoza y Torrejón, fue una de las principales instalaciones de la Fuerza Aérea americana, cuya construcción comenzó aquel mismo año.

En 1965 se hizo pública la decisión de dotar con 70 aviones F-5 Northrop Freedom Fighter al Ejército del Aire que, en base a los acuerdos con los Estados Unidos de América, serían construidos bajo licencia por la factoría CASA en Getafe. El 22 de marzo de 1968 vuela el primero de estos aparatos y ese mismo año se decide que la base aérea de Morón reciba una primera dotación de dos escuadrones con la misión de ataque y reconocimiento.

El 7 de enero de 1970 llegan a Morón los primeros cinco cazas F-5 para el recién creado 202 Escuadrón. En septiembre se forma el 204 Escuadrón y en 1971 se crea el Ala Táctica núm. 21, con los escuadrones 211 y 212. En los años siguientes la unidad será considerada por la prensa especializada como la 'unidad operativa más entrenada de Europa', teniendo una destacada labor en las operaciones llevadas a cabo con motivo de la descolonización del Sáhara.

En 1976 se traslada el 212 escuadrón a Gando, con sus F-5, y llegan a Morón los Saetas del 203 Escuadrón de Villanubla, que se encuadraron en el recién creado el 214 Escuadrón, con indicativo Tigre, al que poco después se incorporaron también los Super-Saeta. Estos aviones convivirán en el Ala 21 con los F-5 hasta 1981, en que son dados de baja, después de realizar cerca de 20.000 horas de vuelo.

El día 9 de octubre de 1992, una formación de cuatro aviones realiza un vuelo de 70 minutos para llevar los últimos F-5 del Ala 21 a la base de Talavera, para formar parte de los escuadrones de enseñanza 231 y 232 del Ala 23. El total de horas de vuelo acumuladas por el F-5 en la base de Morón fue de 107.779,46.

Este mismo año, y de forma provisional, llegaron a Morón aviones C-101, procedentes de la Academia General del Aire, para sustituir a los F-5 que acababan de ser dados de baja en la unidad. Los pilotos del Ala 21 se adaptan a una fase que saben será breve, a la espera de un nuevo avión de combate que, efectivamente, llega en 1996, cuando ocho F-18 son desplegados en la unidad. Los 'gallos' de Morón, por entonces ya Grupo 21 del Ala 21, 'afilan sus espolones' volviendo a operar un caza de altas prestaciones.

También en 1992 se reciben en Morón los aviones P.3 Orión procedentes del Ala 22, de la base aérea de La Parra, en Jerez de la Frontera (Cádiz), que sería cerrada en junio del año siguiente, y que se incorporaron como Grupo 22 del Ala 21.

Esta unidad de Patrulla Marítima nace en 1962 con el nombre de 601 Escuadrón de Cooperación Aeronaval, nombre que conservó hasta el año 1972 en que paso a ser el Ala 22. Fue dotada con aviones AN-1 Grumman Albatros, con los que se realizaron casi 28.000 horas de vuelo hasta su baja en 1978. El 25 de julio de 1973 se reciben en Jerez los tres primeros aviones P.3 Orión en su versión 'alfa', que fueron reforzados a partir de 1978 con otros cuatro, también del modelo 'alfa', en régimen de alquiler a la Armada de los Estados Unidos. En 1988 se adquirieron a la Fuerza Aérea Noruega 5 aviones P.3 del modelo 'bravo' que sustituyeron a los 4 'alfa' de alquiler.

Pero es en 1999 cuando se produce el mayor cambio organizativo de la unidad. El 30 de julio de aquel año, y tras 55 de operación, se cierra definitivamente la base aérea de Manises, en Valencia, unidad histórica del Ejército del Aire, conocida por haber sido sede del Ala de Caza número 1, que voló durante años el F-86 Sabre y posteriormente el reactor supersónico francés Mirage III, la muy querida 'plancheta'. El Ala 11, el primer Ala de Caza del Ejército del Aire, pasa a la base de Morón, que hereda el nombre, el emblema y el espíritu de Manises, y que los combina inmediatamente con las tradiciones del Ala 21 y del Ala 22. La nueva unidad queda bajo la dependencia del Mando Aéreo del Estrecho, y se organiza operativamente como Ala 11 con los Grupos 11 (F-18) y Grupo 22 (P-3 Orión).

Y la última gran transformación operativa del Ala 11 ocurre en 2004, cuando el 27 de mayo llegan, procedentes de las instalaciones de EADS-CASA en Getafe, los tres primeros aviones C.16 Eurofighter. Los primeros pilotos que formaron el 113 Escuadrón de Conversión Operativa y el personal de mantenimiento que habían realizado los correspondientes cursos de adaptación al nuevo material aéreo, desarrollan un ingente trabajo para poner operativa esta plataforma en el Ala 11, y así, en 2008 la unidad se califica para realizar el Servicio de Alerta (QRA).

El bautismo del Grupo 11 en una misión real más allá de nuestras fronteras se produjo durante los primeros cuatro meses de 2015, cuando la unidad participó, con el Destacamento Ámbar, en la Operación Baltic Air Policing (BAP) de la OTAN, desde la base aérea de Amari en Estonia. El Ala 11 realizó allí 449 horas de vuelo en 329 salidas, de las cuales 10 fueron para realizar interceptaciones reales (alpha scramble) sobre aviones de la Fuerza Aérea Rusa.

Poco después, en octubre de 2015, la unidad supera una Evaluación de Capacidades OTAN (CAPEVAL) al C.16. Fue la primera que se realizaba a este sistema de armas en el Ejército del Aire y, aunque en la práctica la operatividad del C.16 y del Grupo 11 estaba más que demostrada tras la misión en el Báltico, supuso la confirmación definitiva y la certificación oficial de la capacidad de despliegue para misiones reales. Un grupo de más de 120 evaluadores examinó a la unidad, analizando detalladamente en tierra y en vuelo la preparación y el entrenamiento del personal, las tácticas, técnicas y procedimientos aplicados, y la operatividad y efectividad real, en un ambiente extremadamente exigente, en el que se plantearon todo tipo de eventos simulando un escenario de combate real.

En 2018 los Eurofighter del Ala 11 vuelven a los Países Bálticos para realizar de nuevo una misión de Policía Aérea OTAN, esta vez en el denominado destacamento Vilkas, que despliega durante 4 meses en la base aérea de Siauliai (Lituania) y realiza alrededor de 1.000 horas de vuelo en más de 500 salidas, entre misiones de entrenamiento en ejercicios OTAN y misiones de interceptación reales sobre aviones de la Fuerza Aérea Rusa.

El Grupo 11, hoy, está formado por el 111 Escuadrón, con indicativo radio 'dólar', que es el escuadrón operativo de la unidad, y el 113, con indicativo radio 'gallo', escuadrón de instrucción responsable de la formación inicial en C.16 de todos los pilotos españoles de Eurofighter, y de numerosos pilotos de otras naciones. La excelencia del 'Centro de Instrucción C.16', que opera tres simuladores de última generación, combinada con la formación en vuelo de alto nivel proporcionada por un selecto grupo de instructores de alta experiencia, consigue que los pilotos de caza que reciben el 'apto para el combate' puedan incorporarse con todas las garantías a los escuadrones operativos.

En la actualidad 38 cazas C.16 constituyen la dotación del Ala 11, y han realizado ya más de 50.000 horas de vuelo desde la base de Morón, repartidas en más de 33.000 salidas. Durante todos estos años se ha demostrado la alta capacidad de la aeronave, que es la espina dorsal del Poder Aéreo español y un elemento imprescindible para garantizar nuestra defensa aérea.

Por su parte, la flota del Grupo 22 está compuesta por 3 aviones P.3M, modernizados por INDRA y EADS en 2007 y que, a pesar de su veteranía, dotan al Ejército del Aire, y a las Fuerzas Armadas Españolas, de unas capacidades únicas, imprescindibles en la guerra moderna, e irrenunciables para conseguir la tan necesaria superioridad en cualquier enfrentamiento.

Combate naval antisubmarino y antisuperficie, patrulla marítima, minado, búsqueda y salvamento, mando y control aéreo, comunicaciones, inteligencia, reconocimiento, despliegues paracaidistas tácticos, etc., son las capacidades que el 221 Escuadrón pone al servicio de la Defensa Nacional y que entrena mediante su presencia en ejercicios combinados y conjuntos, tanto de carácter nacional e internacional, como el Dynamic Manta, el ejercicio antisubmarino más importante de la OTAN en el Mediterráneo.

Los P.3 del Grupo 22 han acumulado cerca de 110.000 horas de vuelo a lo largo de su historia, y han hecho honor a su lema, 'Qui Imperat Caelo, Dominat Mare', participando de manera continuada, en misiones de vigilancia y control del espacio marítimo español y europeo, detectando los movimientos de tráficos ilícitos en el área de operaciones y contribuyendo de manera destacada en las Operaciones Sea Guardian de la OTAN, INDALO de la agencia FRONTEX de la Unión Europea, Marco del Mando de Operaciones, apoyando al Servicio de Vigilancia Aduanera del Ministerio de Hacienda o realizando misiones de búsqueda y rescate en colaboración con las unidades SAR del Ejercito del Aire.

El Grupo 22 comenzó su participación en misiones de paz en 1993, en la operación SHAP GUARD, desde Sicilia, cuyo objetivo era cumplimentar el embargo naval ordenado por la ONU en el Adriático, en el marco del conflicto de la antigua Yugoslavia.

Hay que resaltar también, a partir del año 2002, el trabajo realizado desde Yibuti, en el cuerno de África, dentro de las distintas operaciones que se han desarrollado en esta zona tan conflictiva del mundo a lo largo de estos años, y donde se mantiene de manera permanente el Destacamento Orión como parte de la Operación Atalanta de la Unión Europea, sobrevolando los espacios marítimos del Mar Rojo, Golfo de Adén y Océano Indico, en el empeño por proteger las rutas marítimas, prestando apoyo al resto de misiones y operaciones que tanto la Unión Europea como otros organismos internacionales tienen desplegados en esta conflictiva región del mundo, y contribuyendo de manera destacada a la lucha contra la piratería en la zona. También el Grupo 22 abrió el Destacamento Grappa en Sigonella, en 2015, dentro de la operación EUNAVFOR-MED Sophia, cuya objetivo era la lucha contra las mafias que se benefician de la inmigración ilegal en las costas libias.

 

Actualidad:

Actualmente la triple tradición de la unidad, heredera de tantos aviadores que sirvieron en Manises, Jerez y Morón a lo largo de muchos años de historia, se mantiene viva en sus emblemas. La que fuera insignia de la escuadrilla de García Morato, con el halcón, la avutarda y el mirlo junto al lema 'Vista, Suerte y al Toro', es hoy emblema y parche del Ala 11. El Grupo 11 mantiene el gallo del Ala 21 y la cadena de seis eslabones que llevaban todas las unidades tácticas del Ejército del Aire, mientras que el Grupo 22 luce con orgullo el emblema del Ala 22, un ala de cisne estilizada con el extremo en forma de aguijón sobre la silueta de un submarino, que representa la capacidad para operaciones contra fuerzas marítimas, y también con la cadena de la aviación táctica. El parche del 111 Escuadrón de Manises sigue siendo el del actual 111, mientras que el 113 ha heredado el gallo de Morón de los escuadrones 211 y 212. El 221 escuadrón lleva en su parche los mismos elementos que los del escudo del Grupo 22.

La Ley Orgánica de la Defensa Nacional 5/2005 define con precisión la misión de las Fuerzas Armadas, de acuerdo con el artículo 8.1 de la Constitución, que se concreta en garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Así, las Fuerzas Armadas deben:

  • Contribuir militarmente a la seguridad y defensa de España y de sus aliados, en el marco de las organizaciones internacionales de las que España forma parte, así como al mantenimiento de la paz, la estabilidad y la ayuda humanitaria.
  • Preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas, conforme a lo establecido en la legislación vigente y junto con las Instituciones del Estado y las Administraciones públicas.
  • Llevar a cabo misiones de evacuación de los residentes españoles en el extranjero, cuando circunstancias de inestabilidad en un país pongan en grave riesgo su vida o sus intereses.

El Ejercito del Aire contribuye al cumplimiento de la misión de las Fuerzas Armadas con la realización diferentes tipos de operaciones, tanto en territorio nacional como en el exterior, conducentes a la disuasión y prevención de conflictos, al mantenimiento de la paz, a la intervención en situaciones de crisis y, en su caso, a dar respuesta a una posible agresión.

En particular los medios y capacidades del Ejército del Aire le habilitan para realizar operaciones permanentes de vigilancia, control y defensa del espacio aéreo de soberanía nacional y para contribuir a la vigilancia de los espacios marítimos; para participar en todo tipo de operaciones de mantenimiento de la paz y estabilización internacional; para apoyar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado y para realizar tareas de rescate aéreo y de búsqueda y salvamento; y para colaborar con las diferentes administraciones públicas en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades.

El Ala 11 es un elemento fundamental en este esquema, por sus medios, entrenamiento de su personal y operatividad. Las capacidades que aportan las plataformas con que está dotada la unidad, C.16 y P.3M, hacen que desde la base de Morón se participe de forma activa y de manera permanente en la defensa del espacio aéreo de soberanía nacional, que se contribuya de manera destacada a la acción conjunta de las Fuerzas Armadas y que se preste un significado apoyo, desde el aire, en muchos otros campos de la acción del estado al servicio de los ciudadanos. El Ala 11 mantiene siempre dispuesta su capacidad expedicionaria, para proyectar la fuerza y defender, donde sea necesario, los intereses de España y los compromisos internacionales adquiridos solidariamente con otros países aliados y amigos.

Todo el personal de la unidad, estructurado en los Grupos de Fuerzas Aéreas 11 y 22; Grupo de Material, con los dos escuadrones de Mantenimiento de C.16 y de P.3M; Grupo de Apoyo, responsable de todos los servicios de la base; Sección Económico Administrativa nº 24, órgano de contratación y gestión presupuestaria que además presta servicio a otras muchas unidades; y Secretaría General, que lleva a cabo la coordinación de todas las actividades de la base, está preparado, motivado y siempre dispuesto para afrontar todos los retos derivados de la importantes tareas que el Ala 11 tiene encomendadas.

Estandarte del Ala 11

Imagen 05 en la pestaña de Galería

El Estandarte fue donado por la ciudad de Manises, donde se encontraba ubicada el Ala 11, el 7 de diciembre de 1984, en un acto presidido por el jefe del Mando Aéreo de Transporte y 3ª Región Aérea, teniente general Tomás Juárez Redondo, junto con otras autoridades civiles y militares.

Una vez montado en su asta, fue entregado por el alcalde de la ciudad de Manises, Rafael Tos Viala, a la madrina, Maria Herptener Mújica, esposa del teniente general Miguel Guerrero García, que fue el primer coronel jefe del Ala 11.

Seguidamente el entonces coronel jefe del Ala 11, Enrique Ortiz de la Cruz, pronunció una alocución dirigida a todo el personal de la unidad y al público presente. El estandarte fue bendecido por el capellán mayor del Ala 11, José Martín Sanz.

Así, el Ala 11 adoptó como propio el emblema del Ala de Caza número 1, y su lema de ¡Vista, Suerte y al Toro!, que se mantiene hoy en la base de Morón.

Cruz laureada de San Fernando y Medalla Militar Colectiva

La Laureada de San Fernando fue concedida a nivel particular al capitán Joaquin Garcia Morato y colectivamente se concedió la Medalla Militar a su Patrulla Azul, por las acciones en combate realizadas desde su creación el 23 de diciembre de 1936, hasta el 23 de marzo de 1937.

En 1959 se declaró al Ala de Caza número 1, ubicada en la base aérea de Manises (Valencia), continuadora de la tradición del Grupo de Caza de Garcia Morato y heredera de su legado histórico, conservando, por tanto, la Medalla Militar.

Lema Ala 11: Vista, Suerte y al Toro

El lema es una expresión taurina con la que se da ánimos al torero para que se enfrente al toro. Se cuenta que un piloto quería entrar en la Escuadrilla de Garcia Morato y éste le iba dando largas y excusas para no aceptarlo. Pero era tanta la insistencia y el empeño del joven piloto, que García Morato le dijo que hasta que no supiera el lema de la Escuadrilla (que no existía) no le aceptaría.

El joven piloto no cejo en su empeño y a todos y cada uno de los componentes de la unidad, les preguntaba una y otra vez por el lema. Tanta era su insistencia, que uno le dijo que era secreto y no debía revelárselo, “pero como insistes te lo diré: Vista, Suerte y al Toro”.

Se lo comunicó a García Morato, al que le pareció una excelente idea, y acepto al piloto e impuso el lema.

Estandarte histórico del Ala 11

Ubicada actualmente en la base aérea de Morón, el Ala 11 ha recibido el estandarte y emblema del Ala de Caza número 1, como depositaria de la tradición de las unidades de caza, representada por el Grupo García Morato: 'Vista, Suerte y al Toro'.

El emblema con el halcón, la avutarda y el mirlo, representaba las cualidades de los tres primeros pilotos que formaron la primera patrulla del Grupo de García Morato.

Distintivo del 111 Escuadrón

Historia adaptada de la narración del autor, Tte. Gral. Ibarreta (XVII Promoción AGA):

“Respecto a la tradición oral del emblema de la hiena del Ala 11, su origen viene de antes de los Mirage, pues la hiena original, la del morro largo puntiagudo, era de los Sabres y ya tenía el pañuelo para que no se riese (…).

Esta hiena se perdió temporalmente cuando sólo se empleaba el emblema del Ala (los tres pájaros de Vista, Suerte y al Toro). Posteriormente, se intentó recuperar el emblema para el escuadrón, aparte del de los tres pájaros. Lo que yo hice fue una versión más “humorística” de la hiena original. Este nuevo emblema se eligió por votación de los pilotos de la unidad, incluso compitiendo con la hiena original ya mencionada del morro largo puntiagudo. Aprovechando ese nuevo emblema, se me ocurrió incluir el texto de la leyenda que iba de boca en boca pero no existía escrita. Gracias a la ayuda con el latín del páter Julián, 'excrementa edit., iacet semel pro anno et tamen irridet' fue el resultado y la incorporé en el emblema.

Aunque la carencia de horas de vuelo y demás penurias de los comienzos del Mirage III en Manises justificasen la leyenda de la hiena, no fue esta la razón, pues ya te digo que viene de mucho antes.

Posteriormente se hizo otro escudo para el 122 Escuadrón, que fue diseñado por Gómez Mira. Era un murciélago con un misil en las patas, que relacionaba el murciélago del escudo de Valencia con la capacidad del radar del avión y su capacidad de interceptaciones nocturnas. La leyenda 'que no valga' creo que fue originada, involuntariamente, por el Kamoto. Ya muy posteriormente (yo ya no estaba en la unidad), se recuperó el emblema original de la hiena de morro puntiagudo para el 112, pero sin perder el de la hiena nueva, que se mantuvo en el 111 Escuadrón.”

Distintivo del 113 Escuadrón

El emblema del Gallo, se ha recuperado para el 113 Escuadrón como parte de la historia de las unidades que han estado ubicadas en la base de Morón y orgullo de todos los pilotos que formaron parte de esas unidades.

La Leyenda del Gallo

'Sin plumas y cacareando' es la famosa leyenda del 'Gallo de Morón', que no era gallo ni tampoco de la ciudad moroniense.

Se trata de una historia que parte del siglo XVI y de la que se cuentan dos versiones. Por un lado, hay quienes dicen que el tan peculiar gallo era un recaudador de impuestos que llegó a esta localidad procedente de Granada. El recaudador no fue bien acogido en el pueblo, tanto por su difícil misión como porque poseía un cierto aire de 'matón' y unas maneras poco correctas. De ahí el sobrenombre del 'Gallo de Morón', según esta versión. Cuando los lugareños no pudieron soportar más sus desplantes, le propinaron una somanta de palos y acebuchazos como despedida. De esta leyenda queda la copla popular “Anda que te vas quedando como el Gallo de Morón, sin plumas y cacareando en la mejor ocasión”.

La otra variante de la historia es similar, aunque cuenta que el 'gallo' era un juez que llegó a Morón para poner paz entre los bandos que se crearon en el pueblo cuando, a fines del siglo XVI, se constituyó el cabildo.

El municipio cuenta con dos esculturas del gallo que recuerdan a sus ciudadanos y visitantes la famosa Leyenda: una es la escultura del gallo situada en el Paseo del Gallo, levantado a principios del siglo XX, a iniciativa de Jerónimo Villalón-Daóiz y Pérez de Vera, que es de bronce y pesa 98 kilos. La otra réplica del Gallo de Morón está situada desde 1999 en el cruce de cuatro caminos del Paseo de la Alameda, y está hecha de acero inoxidable y su peso es de una tonelada.

Distintivo del 221 Escuadrón

"QUI IMPERAT CAELO, DOMINAT MARE"

(Quien controla el cielo, domina el mar)

En el siglo V a.c. el estratega ateniense Temístocles, vencedor de Salamina, afirmó que “quien domina el mar, domina todo”, para subrayar la importancia que tiene el Poder Naval sobre el Terrestre en el desenlace de los conflictos humanos. A lo largo de los años, las naciones costeras, entre las que se encuentra España, han intentado dotarse de medios que garanticen el control de los espacios marítimos que son de su responsabilidad, para proteger su soberanía. El poder aeroespacial tiene la facultad de imponerse en tierra y en mar gracias a su dominio de la tercera dimensión. Como parte del mismo, el Grupo 22 aporta unas capacidades únicas a las operaciones aéreas que se proyectan sobre el mar y desde el mar. Al adoptar este lema para su 221 Escuadrón, el Grupo 22 adapta las palabras de Temístocles dándoles la impronta propia de una unidad del E.A. pues si para dominarlo todo hay que dominar el mar (libertad de acción), previamente es imperativo conseguir el control del cielo (superioridad aérea).

Unidades ubicadas en la base aérea de Morón

En la base aérea de Morón, además del Ala 11, están ubicadas las siguientes unidades:

  • Segundo Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (SEADA).
  • Radar S3TSR (Spanish Space Surveillance and Tracking Surveillance Radar) del Centro de Observación y Vigilancia Espacial (COVE) español.
  • II Batallón de Intervención en Emergencias de la UME.
  • 496 Air Base Squadron de la fuerza aérea americana (USAF).
  • Special Purpose Marine Air-Ground Task Force - Crisis Response - Africa de los Marines de los Estados Unidos (USMC).

1.000 horas de vuelo en Eurofighter

El 30 de noviembre de 2012, una misión del Plan de Adiestramiento Básico del 113 Escuadrón del Ala 11 se convirtió en un hito en la historia de la operación del C.16 y es que fue esta la primera ocasión en la que un piloto del Ejército del Aire superaba las mil horas de vuelo en este material. El piloto fue el comandante Miguel Angel Roque de Santiago, que había llegado destinado al Ala 11 en 2006.


Hermanamiento de la base aérea de Morón con el pueblo de Dos Torres

 

A mediados de 1982, el comandante Valero y el sargento Sanz, jefe y secretario respectivamente del Escuadrón de Mantenimiento, se desplazaron a una orfebrería de córdoba para tratar la adquisición de unas insignias de dicho Escuadrón.

 

Viendo los catálogos de muestras le sorprendió al comandante ver un llavero con la Virgen de Loreto y la inscripción de Dos Torres. Interesándose por el tema se le informo de la existencia del pueblo de Dos Torres, en el Valle de los Pedroches que tenía a la virgen de Loreto como patrona, coincidiendo con el Ejército del Aire.

 

El comandante comentó que le gustaría conocer ese pueblo, a su gente y el origen de esa devoción. Poco tiempo después el comandante Valero desaparecía trágicamente en las Bardenas Reales realizando un ejercicio de tiro con su F-5. El sargento Sanz comento días más tarde a sus superiores el deseo expresado del comandante Valero, y como justo homenaje, solicitó realizar la visita a Dos Torres.

 

Desde entonces cada primer domingo de mayo una comisión de personal de la base dirigida por el jefe de la misma se desplaza a Dos Torres para compartir el día de la Virgen de Loreto (que allí se celebra ese día) al tiempo que el alcalde, miembros de la Hermandad y devotos de la Virgen también se desplazan a la base aérea de Morón a celebrar aquí con nosotros el día 10 de diciembre.